Definición del Yoga Terapéutico

Wari Om Yoga Photography (152 of 735)

Intentamos responder algunas preguntas frecuentes que se hacen respeto el Yoga Terapéutico.

Este texto no pretende ser cerrado y terminado,  sino un compendio de ideas y aportaciones que sigan evolucionando para hacernos reflexionar.

Las definiciones de yoga y Yoga Terapéutico que ofrecemos aquí no son nada más que una base que podamos desarrollar entre todos. Te invitamos a proponer tus ideas y observaciones sobre los diferentes conceptos.

Tu colaboración en la definición y evolución de Yoga Terapéutico será bien recibida por la AEYT.

¿Qué es el Yoga Terapéutico?

En general, la práctica de yoga es de por sí terapéutica. La ejercitación del cuerpo con la filosofía que plantea el yoga tradicional y la meditación como práctica habitual, junto a las herramientas antes descritas suponen una vía muy efectiva hacia el equilibrio físico y la armonización mental.

Aún así, existen diferencias significativas entre la práctica de Hatha Yoga tradicional y el Yoga Terapéutico.

El Yoga Terapéutico está basado en el conocimiento profundo de la anatomía y fisiología del cuerpo humano, para adaptar la práctica en función de las características biomecánicas y patológicas del practicante con el objetivo de equilibrar nuestro físico de manera individualizada.

Las clases pueden ser más suaves y menos exigentes que una clase de Hatha yoga pública y puede haber más énfasis en la práctica de la relajación, meditación y visualización (es sabido que la relajación en sí ya es terapéutica).

Se le da especial relevancia al alineamiento corporal en las posturas de yoga y puede haber mayor uso de apoyos (como mantas, sillas, cinturón o incluso si hace falta la pared).

Otra diferencia importante entre el Yoga Terapéutico y Hatha yoga es que las clases del Yoga Terapéutico son personalizadas o bien realizadas en grupos reducidos y están diseñadas específicamente para reequilibrar los desajustes físicos y ayudar a mejorar las afecciones orgánicas y/o psicológicas de los practicantes.

Cada persona está mecánicamente organizada de una forma distinta. Todos tenemos anormalidades y asimetrías en la alineación de nuestros huesos o en la tensión muscular, incluso sin que seamos conscientes de ello; por ejemplo, rodillas en valgo (en -X-), un hombro más alto que otro, pies planos o cavos, curvaturas escolióticas, anomalías en la posición de la pelvis, una tendencia crónica a inclinar el cuerpo hacia adelante, etc. Las anomalías en la alineación ósea y articular desencadenan una respuesta muscular y fascial para mantener la funcionalidad del cuerpo dentro del desequilibrio que, en mayor o menor medida, todos tenemos. Dichas tensiones miofasciales y los conflictos mecánicos articulares son los responsables, conjuntamente con la inadecuada utilización del cuerpo, de la mayor parte de procesos dolorosos y patológicos del aparato locomotor.

Los alumnos formados en Yoga Terapéutico tienen un nivel de conocimiento de la anatomía, fisiología y patología del cuerpo humano que les permite plantear la práctica de sus alumnos y la de ellos mismos de manera más consciente, terapéutica y eficaz.

La práctica del Yoga Terapéutico también trata nuestras dolencias, sobre todo a través del desarrollo de una conciencia despierta, y se apoya en la premisa de que el cuerpo tiene abundantes recursos y está dotado con una capacidad plena para la autorregulación y autoequilibrio. Sólo hay que tocar las “teclas” adecuadas para estimular dicha autorregulación. La práctica de Yoga Terapéutico supone también una potente herramienta preventiva (no sólo terapéutica) tanto desde el punto de vista físico como psicológico.

En las clases de Yoga Terapéutico no pretendemos reforzar lo que ya pensamos sobre nosotros mismos y nuestra dolencia. Buscamos, por el contrario, una manera nueva de explorarnos y tratar nuestra condición física. Establecemos una dinámica de confianza con nuestro cuerpo, sin caer en la pasividad ni relegando toda la responsabilidad de la curación al terapeuta, como normalmente hacemos, sino tomando física y mentalmente un papel activo, protagonista, en el viaje hacia la sanación. Dándonos cuenta de que nuestra salud depende de nosotros mismos, de nuestros hábitos diarios tales como postura corporal, el tipo de movimientos que realizamos, dieta, relaciones personales y relación con las dinámicas mentales (estrés, nerviosismo, tristeza, rabia  etc.); tomamos plena responsabilidad en el proceso de curación. Entendemos que no podemos seguir con las mismas tendencias y hábitos y esperar a que el dolor desaparezca. Los verdaderos cambios ocurren cuando vemos al cuerpo como un organismo unido e interrelacionado, donde nuestros pensamientos, palabras y acciones juegan un papel crucial en nuestro bienestar.

Aunque usemos la palabra- Terapia- relacionado con la práctica de yoga (¨Yoga Terapéutico¨), tenemos que entender claramente que los profesores de Yoga Terapéutico no tienen ni la regulación del estudio ni responsabilidad ante la ley Española como terapeutas.

Los profesores de Yoga Terapéutico no son terapeutas, son profesores.

or haleluya yoga terapeutico1

¿Cuál es la diferencia entre un profesor de cualquier estilo de Yoga y un profesor de Yoga Terapéutico?

Un profesor de Yoga Terapéutico puede estar vinculado a cualquier estilo de Hatha Yoga, pero tanto él como sus clases tienen algunas características especiales:

1. Dado que los profesores de Yoga Terapéutico no tienen ni la regulación del estudio ni responsabilidad ante la ley española como terapeutas, el profesor de Yoga Terapéutico está vinculado a un profesional de la Sanidad.

2. Las clases de Yoga Terapéutico están adaptadas en función de las características biomecánicas y patológicas del practicante con el objetivo de equilibrar su físico de manera personalizada.

3. El profesor de Yoga Terapéutico está formado en anatomía, fisiología y patología.

4. La práctica está adaptada a las necesidades y habilidades del alumno; es decir que habrá que optar por las posturas adecuadas (las que mejoren la mecánica delos tejidos afectados), utilizar posturas modificadas y con apoyos.

5. Las clases de Yoga Terapéutico están personalizadas o en grupos reducidos (hasta 5-6 alumnos y preferiblemente con lesiones y/o enfermedades parecidas).

6. Hay una regla que llamamos: ¨La regla de NO DOLOR¨. Cuando una postura, modificación, ajuste manual del profesor etc. provocan dolor, hay que cambiar la postura o encontrar una modificación que sea cómoda y adecuada para el alumno.

7. El profesor de Yoga Terapéutico suele dar tareas (tanto de práctica como por escrito) a los alumnos para que practiquen en casa o reflexionen sobre algún tema que les pueda servir.

¿Cuál es  la responsabilidad del alumno?

El Yoga Terapéutico no está hecho para que el profesor haga el ¨trabajo¨ por el alumno, es decir, el profesor no ¨sana¨ al alumno. Es  la responsabilidad del alumno incorporar los hábitos adecuados en el día a día y practicar regularmente prestando atención a su alineamiento  físico en las posturas de yoga y a su respiración.

Es crucial que el alumno no se identifique con su lesión y se prepare a sí mismo para un estado físico y emocional libre y dichoso. Además, el alumno tiene que estar abierto a la opción de que su condición física mejore claramente en relativamente poco tiempo.

¿Es necesario el equipo multidisciplinario en Yoga Terapéutico?

Dado que los profesores de Yoga Terapéutico no tienen ni la regulación del estudio ni la responsabilidad ante la ley española en diagnosticar y/o tratar pacientes, se mantiene una vinculación con un profesional de la sanidad; puede ser un médico, fisioterapeuta, psicólogo, psiquiatra que haga el diagnóstico del alumno y que ofrezca información relevante e importante que pueda orientar el profesor en cuanto a la práctica de Yoga Terapéutico (esto último es opcional).

El trabajo en equipo que hacen los profesionales sanitarios y de Yoga Terapéutico consiste en que los profesores de Yoga Terapéutico manden sus alumnos a los médicos y/o fisioterapeutas para que les hagan un diagnóstico, y los profesionales sanitarios puedan dirigir sus pacientes a las clases de Yoga Terapéutico para tratar el estrés, mejorar la higiene postural y por lo tanto profundizar la consciencia corporal y respiratoria, e incluso mejorar la autoestima que muchas veces está  ¨herida¨ por una enfermedad o lesión. Esas son algunas de las opciones de las que muchas veces un médico de la seguridad social tal vez no disponga del tiempo suficiente para organizar, pero sí requieren tratamiento y atención tanto del paciente mismo como de un profesional.

Es importante añadir que el profesor de Yoga Terapéutico no está supeditado al profesional sanitario. El profesor de Yoga Terapéutico se limita a adaptar su trabajo al diagnóstico hecho por el profesional sanitario. Si el profesional sanitario lo ve necesario, puede aportar su punto de vista o recomendar el aspecto que él crea interesante trabajar pero reservando total libertad por parte del profesor de Yoga Terapéutico para orientar la práctica como crea oportuno.

Quizás todos podemos ser humildes y admitir  que nuestra formación es limitada, tanto la de los profesores de Yoga Terapéutico como la de los médicos y fisioterapeutas (pero complementaria), y justamente porque el ser humano es un ¨fenómeno¨ tan complejo, un universo entero, podemos trabajar conjuntamente con otras disciplinas sin entrar en una jerarquía de ¨mejor¨ o “peor”.

Hoy en día es más y más común trabajar multidisciplinarmente, ya sea en hospitales generales o de salud mental. Creemos que es una manera muy efectiva de trabajar, aunque obviamente tendrá sus desventajas y retos, pero al trabajar de este modo el paciente puede disfrutar de una terapia más completa que abraza todas sus dimensiones/¨koshas¨ (capas) de la manera más amplia y a la vez más específica posible.

Creemos que si profesores de yoga terapéutico y profesionales de la sanidad podemos trabajar multidisciplinarmente. Muy pronto habrán cada vez más clases de Yoga Terapéutico en hospitales y en centros de rehabilitación, como ya está pasando actualmente en países como en los Estados Unidos, Chile, Inglaterra, Israel, etcétera.

Al trabajar multidisciplinariamente se consigue profundizar y ampliar no solamente el conocimiento profesional, sino también profundizar la eficacia y la validez del tratamiento mismo.

Or Haleluiya
Presidenta de la Asociación Española de Yoga Terapéutico

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s